EL AUTOCONOCIMIENTO EN LA BÚSQUEDA ACTIVA DE EMPLEO (1ª parte)


 
Quiero comenzar este post aclarando el término empleo, yo siempre que hablo de empleo me refiero a un sentido amplio de la palabra, no sólo hablo de empleo por cuenta ajena, es decir, cuando eres contratado por un empresario, sino que llevo la palabra a toda su extensión, cuenta ajena o cuenta propia (autoempleo).

En la búsqueda de empleo debemos esforzarnos en reflexionar, seleccionar y ordenar todas las opciones que ofrecemos nosotros y nos ofrece el mercado. El no realizar estas tareas nos puede llevar a buscar indiscriminadamente con lo que conlleva una pérdida de tiempo y no obtener los resultados deseados.

El primer paso a seguir a la hora de establecer una estrategia de búsqueda de empleo es pararnos a analizar las características de nuestra personalidad, los valores que le damos al trabajo, la situación formativa y laboral y el entorno económico que nos rodea (lo más complicado en estos momentos).

En esta entrada vamos a hacer especial atención al análisis de las características de nuestra personalidad. Para las personas que buscan empleo, en estos momentos la mayoría de nosotros, profundizar en el conocimiento de sí mismo le va a permitir establecer objetivos profesionales coherentes tanto desde el punto de vista personal como profesional, de esta forma las expectativas de éxito son mayores.

Muchos de vosotros estaréis leyendo y pensando que en los tiempos que corren uno no puede ponerse a establecer prioridades a la hora de buscar trabajo, que necesita hacer lo que le salga y punto. Quiero que entendáis que el objetivo de este análisis no es para discriminar puestos de trabajo, sino para focalizar la búsqueda, porque aunque nosotros pensemos que aceptaremos cualquier oferta de trabajo que nos hagan, no podemos tocar a todas las puertas del mercado laboral, ya que es materialmente imposible, por eso tendremos que tocar a las puertas que hayamos marcado a través de nuestro “objetivo profesional” donde tendremos más posibilidades de éxito, ahorrando así tiempo, esfuerzo y lo más importante decepciones.

 El autoconocimiento personal nos va a permitir conocernos a nosotros mismos en cuanto a aptitudes y habilidades sociales, algo que nos puede preparar por ejemplo de cara a una entrevista de trabajo. Un entrevistador antes de conocerte ya sabe cuál es tu formación y tu experiencia profesional, lo que pretende conocer a través de la entrevista son tus características personales, el estudio previo de ellas nos puede hacer saber potenciar nuestras fortalezas y aunque difícilmente podemos cambiar nuestras debilidades simplemente el hecho de tomar conciencia de ellas es un gran paso para ayudarnos a minimizarlas

Algunos de los rasgos de la personalidad que van a tener gran influencia en la búsqueda de empleo son la ansiedad, la autoestima, el autocontrol, la perseverancia y la autoeficacia. Rasgos en los que no voy a centrarme en este post pero que os iré aportando ejercicios para trabajarlos.

Ahora nos vamos a centrar en las aptitudes. Llamamos aptitudes a las distintas capacidades que tiene una persona para realizar algo adecuadamente, pueden ser psicológicas o físicas. Hay aptitudes que pueden ser innatas, una persona puede nacer con una cierta habilidad para hacer una determinada labor, podemos tener una destreza física para realizar algún deporte o habilidades manuales, artísticas o mentales, etc. Estas aptitudes pueden ser reforzadas con el trabajo pero hay en otras ocasiones que han pasado desapercibidas y se han quedado escondidas. Puedo poneros un ejemplo muy cercano, yo siempre he dicho que no estaba dotada para hacer manualidades y no sé si todos conoceréis mi afición por el fondant, no son manualidades pero para modelar tienes que tener cierta habilidad con las manos que yo he descubierto después de mucho tiempo pensando que era muy torpe para esas cosas, me he dado cuenta que lo que no tenía era paciencia para sentarme tranquilamente a realizar un trabajo de este tipo.

Cuando nos proponemos un objetivo que está en sintonía con nuestras aptitudes es muy probable que lo consigamos y si por el contrario los objetivos son desmesurados en relación a nuestras aptitudes se produce inevitablemente el fracaso.

A continuación voy a enumerar una serie de aptitudes interesantes de analizar:

Motrices: competencias que permiten dominar y controlar nuestro cuerpo

Intelectuales: operaciones del pensamiento, razonamiento, compresión…

De comunicación: potencialidades para expresar ideas, pensamientos y sentimientos.

Manipulativas: son competencias que nos facilitan el hacer trabajos para los que se va a requerir precisión.

Artísticas: se trata de competencias que permiten la representación de formas, figuras, diseños, composiciones, música, etc.

Sociales: se refieren a aptitudes que permiten una buena adaptación en los grupos sociales en los que vivimos.

Os invito a realizar una reflexión sobre estas aptitudes y en el próximo post continuaremos profundizando sobre algunas más.

 

 

Fuentes de información:

Autoconocimiento, Junta de Andalucía
http://www.proyectopv.org/2-verdad/aptitudespsiq.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario